book
now
find beds

More than 15 People?
Inquire Group Booking. wombats text decoration

The Vienna Story
Entrance area @ wombats Naschmarkt

The Vienna Story

El giro del vals vienés

Viena es conocida por el arte y la cultura. Por su variedad de museos de artes plásticas, su amplia oferta de teatros en los que disfrutar de las artes escénicas y de la ópera, además de salas de conciertos donde disfrutar de todo tipo de música. Pero lo verdaderamente especial de Viena es que, cuando surge la ocasión, hay baile allá donde mires. El vals: una de las tradiciones de Austria es bailar un vals con el cambio de año. Cada año nuevo empieza con una multitud bailando el vals El Danubio azul en cada plaza.

Ninguna otra costumbre ha prevalecido tanto en los últimos 250 años de la historia vienesa. Sustituyó el minué francés como el baile más popular. El vals logró su coronación definitiva en el encuentro de la aristocracia europea en el Congreso de Viena, en 1814/1815, convocado con el objeto de restablecer las fronteras de Europa tras la derrota de Napoleón. Por ello, con todas las miradas puestas en la ciudad, desde entonces el vals se ha convertido en un símbolo de Viena.

Por cierto, vals viene del vocablo del alto alemán medio walzen, que significa girar. Al igual que la palabra alemana Walze, que significa rodillo, herramienta con la que los pintores aplican pintura en una pared lo más uniformemente posible. Aunque no necesariamente siempre de forma uniforme. En Viena, se pueden encontrar distintos patrones en muchas escaleras, sobre todo en edificios antiguos de finales del siglo XIX. Estos se aplicaron con rodillos de diferentes texturas. Dado que esto es tan típico de Viena, especialmente de la zona del Naschmarkt, hemos incorporado en la renovación de la zona de la entrada y del vestíbulo del wombat’s CITY HOSTEL de Naschmarkt referencias a este estilo. Los rodillos de diferentes texturas utilizados son verdaderas antigüedades. Esta técnica no se siguió usando en los edificios modernos, logrando sobrevivir solo gracias a los edificios antiguos. Justo como la percepción que los vieneses tienen de su ciudad: el ombligo del mundo alrededor del que gira todo.

A pesar de que la monarquía ha caído y las fronteras del estado se han contraído, Viena sigue siendo la capital de un imperio que hace mucho que dejó de existir.